jueves, 10 de enero de 2013

Gauguin y los origenes del simbolismo.


Paul Gauguin. Autorretrato en su caballete, 1885

En 1868 Paul Guguin ingresa en la Marina de Guerra. 1870/71 Durante la guerra, marinero a bordo de la corbeta "Jerôme Napoleón". Al finalizar la guerra, agente del corredor de bolsa de Bertin, en Paris. Conoce a Claude-Emile Schuffenecker. Primer dibujo.

En 1872 Gauguin estudia pintura y visita el Museo del Louvre junto con Schuffenecker. En 1873 el 22 de noviembre se casa con la niñera Mette Sophie Gad. En 1874 visita a Pissarro; conoce a otros impresionistas; colecciona cuadros de éstos. Estudia pintura en la Academia Colarossi. Nace su hijo Emil.

En 1876 nace su hija Aline. Expone por primera vez en el "Salon". En 1879 nace su hijo Clovis. Pinta en el verano junto a Pissarro, en pontoise. Logra prosperar económica y socialmente a través de operaciones bancarias y especulaciones en la Bolsa, y compra más cuadros. Participa en la 4ª Exposición de los impresionistas.

En 1880 Gauguin alquila un estudio en el barrio de Vaugirard. Participa en exposiciones de impresionistas e "independientes". En 1881 pinta junto a Pissarro y Cézanne. La critica es positiva para "Susana cosiendo". Nace su hijo Jean René.



Una de las paradojas de la figura de Gauguin consiste en que este individualista radical se convirtiera en el artista más influyente de su tiempo, fundador de una especie de escuela. Su estela se prolonga desde sus discípulos de Bretaña (la llamada École de Pont-Aven) hasta el circulo de los Nabis (Paul Sérusier, Maurice Denis, Pierre Bonnard, Paul Ranson, Henri-Gabriel Ibels, Édouard Vuillard, Ker-Xavier Roussel, o más tarde los escultores Lacombet y Maillol). Hacia 1888-1890, en sus pinturas de pequeño formato, casi completamente abstractas, los Nabis acometen una investigación radical sobre el color como medio expresivo de la pintura.

En sus litografías y grabados en madera, los Nabis cultivan, como en su pintura, la simplificación japonisant de las siluetas, la audacia de la mise en page. La atención especial que prestan a este medio expresivo es consecuente con los planteamientos de Gauguin al cuestionar la diferencia jerárquica entre la pintura y las llamadas artes aplicadas.




La impronta de Gauguin se deja sentir, a partir de 1900, entre los artistas españoles que trabajan en París. El escultor Paco Durrio jugará un papel crucial en esta trasmisión.

Entre los pintores y escultores que reciben la influencia de Gauguin (y de los Nabis) en la primera década del siglo XX hay que citar en primer lugar a Picasso, así como a Joaquim Sunyer, juan Echevarría, Julio y Joan González, los hermanos Zubiaurre o Julián Tellaeche.

 Hasta la difusión del Cubismo, el Sintetismo gauguiano fue, para los artistas españoles más avanzados, la escuela del arte moderno.




Paisaje de invierno, 1879. Paul Gauguin.



No hay comentarios:

Publicar un comentario