sábado, 12 de enero de 2013

La Magía de las Hadas Flores. Cecily Mary Barker (1895 - 1973)


Ceciley Mary Barker

¡Hoy ha sucedido algo muy extraño! Mientras estaba regando las flores he visto algo en el sendero. Cuando me he acercado para ver de qué trataba, me he dado cuenta de que eran unas diminutas huellas recientes...

Como ver hadas

Parece ser que las hadas se ocultan gracias a un encantamiento, tras un velo mágico que disponen a su alrededor. La sabiduría popular dice que hay dos maneras de que los humanos puedan romper el encantamiento.




Cuando llueve las mariposas se cobijan en las grietas y agujeros de los troncos de los árboles...
(Quizá las hadas flores también se resguarden en los mismos sitios).



Ayer fue la víspera de San Juan y me quedé despierta toda la noche. Estoy muy desilusionada porque no vi nada. De todos modos, encontré algo bastante intrigante perdido de una ramita...Mañana escribiré más.



25 de junio

Un hallazgo diminuto y enigmatico. Di con esta pequeña maravilla, que estaba prendida de una espina por casualidad.



Las dos últimas semanas no he podido descansar un solo minuto, ¡y me he olvidado por completo de mi pobre diario! Dulcié y yo nos lo hemos pasado en grande;


hemos ido a nadar a diario, hemos dado paseos en bicicleta y hemos hecho excursiones.



Al ver a Dulcié jugando junto al arroyo, me ha venido la inspiración y he dibujado otra hada flor, la preciosa hada sauce. También he escrito algo sobre ella.


"...me paso en el agua casi todo el día, jugando con peces junto a la orilla.
Y cuando la brisa empieza a soplar, con los pies me gusta chapotear."



3 de agosto

En mitad de la noche unos ruidos me han despertado. A tientas he salido al jardín, que es de donde provenía la agitación.



Mientras avanzaba, iba oyendo con más nitidez un lloriqueo parecido al de un niño. Poco a poco se fue acallando.



Entonces vi que en el suelo había una corola de flor, que era como un diminuto gorrito de bebé.



Entré rápido en casa y le escribí una carta a Dorothy.

El señor Carroll, el fabuloso escritor, ya ha hablado en alguna ocasión de las reglas básicas:

Los mejores momentos para ver un hada son la hora del crepúsculo, a medianoche, justo antes del amanecer y a medio día.

En cuanto hayas descubierto un hada, asegúrate de que no se te escape de la vista.





No hay comentarios:

Publicar un comentario