viernes, 28 de diciembre de 2012

Mujercitas. Louisa May Alcott (1832 - 1888)


Louisa May Alcott
 

Louisa May Alcott nació en Germantown, Pensilvania el 29 de noviembre de 1832. Creció y vivió en Nueva Inglaterra. Trabajó como maestra, costurera, institutriz y escritora. En 1860 comenzó a escribir para la revista Atlantic Monthly.
 
Fue enfermera en el hospital de la Unión de Georgetown D.C. durante seis semanas entre 1882 y 1883. Una parte menos conocida de su obra, son las fogosas y apasionadas novelas y cuentos que escribió bajo el seudónimo de A.M. Barnard.
 
Su obra más conocida Little Women 1868,es un relato semiautobiográfico de su niñez junto a sus hermanas en Concord (Massachusette), lleno de humor, frescura, realismo y romanticismo ligado a la Naturaleza y a los valores tradicionales.



Mujercitas fue  publicada el 30 de septiembre de 1868. Más adelante publicó "Good Wives" ("Aquellas mujercitas") en 1869, y ("Little Men") (Hombrecitos") en 1871 y, Jo's Boy ("Los muchachos de Jo") 1886 completó la saga de la familia March.

Louise May Alcott falleció a consecuencia del envenenamiento por mercurio contraído durante su servicio en la Guerra Civil, el mismo día que su padre era enterrado 6 de marzo de 1888 en la ciudad de Boston.



Título original: Little Women: or Meg, Jo, Beth and Amy
Autora: Louisa may Alcott
Traducción: Tradutex

Revisión de la traducción: Ana pascual
Editorial: Ediciones Gaviota S.L
Ilustración: González Vicente

Prefacio: John Bunyan
nº Páginas: 302



I

El juego del peregrino

_Esta Navidad sin regalos bonitos no va a parecer Navidad -murmuró Jo, tumbada sobre la alfombra.
-¡Qué desgracia tan grande es ser pobre! -exclamó Meg mientras se miraba el vestido viejo que llevaba puesto...



La historia del zumo de uva

Érase una vez un granjero que plantó una pequeña semilla en su huerto, nació y se formó una vid que produjo mucha uva. Una mañana de octubre, cuando ya estaba madura, cortó un poco y la llevó al mercado donde un tendero la compró y la puso en venta.
 
Aquella misma mañana, una niña con sombrero marrón y vestido azul, la cara redondita y nariz achatada, fue y la compró para su madre. La llevó a su casa, la exprimió y puso a hervir el zumo en un gran puchero; luego mezcló parte parte del mismo con sal y mantequilla para comer; a la parte restante le añadió un cuarto de litro de leche, dos huevos, cuatro cucharadas de azúcar, frutos secos y algunas galletas; lo echó todo en un plato hondo y lo batió hasta que presentó un hermoso color dorado; al día siguiente constituyó la comida de una familia llamada March.T.Tupman

                                                                                          

Un desgraciado accidente

El viernes pasado nos sobresaltó  un ruido tremendo en el sótano seguido de gritos de socorro. Acudimos corriendo todos juntos a la bodega, donde descubrimos a nuestro querido presidente tendido en el suelo por haber tropezado y caído mientras buscaba unas maderas para quehaceres domésticos.

Nuestros ojos contemplaron una escena de descalabro total; en su caída, el señor Pickwick se bañó cabeza y hombros en una conducción de agua, volcó un barril de espuma sobre su vigoroso cuerpo y se rompió de mala manera el vestido.

Después de librarlo de tan peligrosa situación, se pudo comprobar que no sufrió grandes heridas de importancia, aunque sí algunas moraduras y podemos añadir, muy felices, que ahora está mejorando.Ed
                                                                                                       


La Jungfrau a Beth

El cielo te colme, querida Beth,
y guarde de todo mal,
 y te de esta Navidad,
alegría, salud y paz.

Flores olorosas
y dulce fruta
para nuestra hábil abeja,
armonías para el piano,
y a sus pies un alfombrado.

Mira el retrato de Joanna:
obra de otro Rafael,
con afán de haber logrado
con arte, su parecer.

Acepta el rúbeo lazo
para el rabo de la gata,
y de Meg la tarta helada,
fantástica como el Montblanch.

Sus autores han puesto
su cariño más profundo;
acepta la alpina imagen
que Laurie y Jo han moldeado.

                                                                    


La novela transcurre durante la Guerra de Secesión (1861-65), las cuatro hermanas March han de pasar de la adolescencia a la edad adulta bajo la escasez de dinero. La ausencia paterna, pues el padre se encuentra en el frente como médico. Junto a su madre y la vieja Ana vivirán unidas y felices, a pesar de todos los inconvenientes. Su felicidad aumenta cuando conocen a su vecino el joven Laurie.


Juntas conseguirán vencer sus defectos y problemas a través de lecciones que deben aprender por el camino más duro. Convirtiéndose así en todas unas mujercitas.







No hay comentarios:

Publicar un comentario