viernes, 7 de diciembre de 2012

Las Torres Madievales de la Catedral de Salamanca



 Salamanca 
 
Desde 1923, el puente de Enrique Esteban se eleva sobre el río Tormes

Las torres medievales medievales de la Catedral constituyen uno de los emblemas más importantes de Salamanca.
 
Desde la distancia definen su perfil, la línea del horizonte y desde cerca, con sus 110 m. de altura, se imponen de un modo rotundo.
 
El recorrido por su interior además, nos abre la posibilidad de conocer la historia de su construcción, adentrarnos en sus 900 años de arte e historia a través de la exposición documental IERONIMUS y contemplar, la Catedral Vieja y su maravilloso retablo, la ciudad desde la atalaya de la Torre Mocha y la gran Catedral nueva desde su andén interior.
 
Una mirada inédita para salmantinos y visitantes, un verdadero descubrimiento y una aportación más de la Catedral a la ciudad.

Las perfectas líneas románicas quedan ensalzadas por la piedra local, dorada o rojiza según la intensidad de la luz.

La catedral Vieja fue la culminación dela próspera ciudad medieval, repoblada por el rey Alfonso VI una vez que la línea fronteriza de la Reconquista se desplazó hasta el río Tajo.


Catedral Vieja, pintura gótica del s. XIII

Ieronimus, es el nombre latino de D. jerónimo de Perigeaux (¿1060-1120?) uno de los más famosos obispos españoles de origen francés, personaje clave en la Reconquista, capellán del Cid Campeador y obispo de Valencia, que fue nombrado para Salamanca al ser restaurada la Diócesis en 1102, en los días de su repoblación cristiana por el conde Raimundo de Borgoña y Doña Urraca.


Iglesia románico mudejar s. XIII

Ieronimus está en el origen de esta exposición documental que albergan las torres, porque marca el comienzo de más de " 900 años de Arte y de Historia de las Catedrales de Salamanca ".
 
A el se le encarga la construcción de la iglesia de Santa María, iniciando así un largo camino que ha llevado a Salamanca a ser una ciudad singular por poseer dos catedrales: La Catedral Vieja que se construyó  durante los siglos XII-XV y la Catedral Nueva que se levantó durante los siglos XVI-XVIII.


Río Tormes

La visita a las torres medievales de la catedral.

El valor de las estancias interiores de las torres ha sido objeto de largos estudios históricos , arquitectónicos y arqueológicos durante un proceso de restauración que, en su fase de ejecución, duró cinco años. Los recorridos actualmente abiertos se encontraban anteriormente en situación de ruina física, terriblemente desfigurados o bien tapiados e intransitables.

Mazmorra. Construida en el siglo XIII y abierta la puerta de salida al exterior en el siglo XVII.

Estancia del carcelero. Construida en el siglo XIII.

Sala del alcaide. Ámbito espacial con la ventana geminada abierta sobre la Iglesia Vieja, correspondiente al siglo XII y el sector ampliado sobre el pórtico de la entrada añadido en el siglo XVII. Aquí se pueden contemplar instrumentos musicales renacentistas, un cantoral de música gregoriana y algunos documentos y libros relacionados con el culto y la liturgia de la Catedral salmantina.




Sala de la Torre Mocha. Antigua atalaya defensiva almenada del siglo XIII, a la cual se añadirian modificaciones hasta el siglo XVIII. Alberga documentos de la época moderna relacionados con el proceso constructivo de la Catedral Nueva (ss. XVI-XVIII) y una colección de dibujos históricos de las torres.

Estancia del andén superior. Zona de cronología y configuración intermedia, en la que se presenta documentación planimétrica y fotografía relativa a la arquitectura de la Catedral y sus recientes restauraciones.



Andén de la Torre Mocha. Terraza superior con vistas sobre el conjunto catedralicio, sobre la ciudad y sobre la vega del río Tormes.

Sala de la Bóveda. En el interior de la torre de las Campanas. Sala de singular significación arquitectónica construida en el siglo XIII, donde todavía hoy se puede observar alguna grieta provocada por el sobre peso del remate barroco y las reparaciones ejecutadas durante el siglo XVIII.



El andén interior de la Catedral Nueva. La visita incluye la posibilidad de contemplar desde la altura de su andén interior, la gran Catedral Nueva, grandiosa, inmensa. Una visión única, global espectacular, que nos permite entender aquello que la diferencia de la Vieja -su sentido de espacio ceremonial, la importancia del coro, el papel de las capillas- y comprender a través de los motivos iconográficos de su artesonado, las sucesivas etapas de su construcción.



Las torres cobran vida. No siempre es así, pero ocurre algunos días que las torres cobran vida propia, la vida que le confiere su edad, su valor sagrado, los que en ellas han vivido y todos aquellos que han paseado por sus salas y rincones.

Y en esos momentos es cuando las enormes torres de 110m. de altura toman forma, se convierten en personaje vivo, con cuerpo y voz, para acercarnos su historia y sus historias, sus músicas y silencios, sus grietas, santos, rezos y estudios, para explicarnos el milagro de que aún sigan en pie, de que estén abiertas y cada vez más hermosas.


Catedral Nueva







  







No hay comentarios:

Publicar un comentario