sábado, 1 de diciembre de 2012

La Tumba de Tutmosis III.

Las Horas Oscuras del Sol  
           

Fragmento de una pintura sobre la pared del Templo de Akhenaton


 La fundación Santander Central Hispano y el Ministerio de Cultura, con la colaboración de FactumArte, presentan La tumba de Tutmosis III. las horas oscuras del sol, una exposición sobre la trascendencia de la vida de ultratumba y la idea del renacimiento tras la muerte en el Antiguo Egipto.



 Medinet Habu. El gran templo funerario de Ramsés III, se alza en el mismo recinto en el que Hatshepsut y Tutmosis III erigieron una capilla dedicada al dios Amón.


 Como pieza principal se presenta la primera reproducción a tamaño real de la cámara funeraria de Tutmosis III, faraón de la XVIII Dinastía que gobernó Egipto entre 1504 y 1450 a.C. Construida en el Valle de los Reyes durante el período denominado Reino Nuevo, la importancia de esta tumba radica en la decoración de sus paredes, totalmente recubiertas por la primera copia completa que se conoce del Libro del Amduat, composición religiosa que describe el viaje nocturno del Dios Sol -Re- a través del mundo del Más Allá.

 En él se ilustran las doce horas en las que el dios, acompañado en su barca por otras divinidades y genios protectores, realiza el viaje de regreso desde la muerte hacia la vida que culmina al amanecer para iniciarse de nuevo cada noche.




 Una selección de piezas de la colección de arte egipcio del Museo Arqueológico Nacional  acompaña a la cámara funeraria. Por una parte, se muestran piezas pertenecientes al ajuar funerario encontradas en diversas necrópolis egipcias -sarcófagos, máscaras funerarias, ushebtis, vasos canopos, embarcaciones y estelas en las que se aprecia el deseo de los difuntos de unir su destino al de los dioses Re y Osiris en busca de la resurrección-; por otra, se exponen representaciones de deidades, animales y símbolos que aparecen nombrados en el Libro del Amduat.




 La exposición se completa con un audiovisual en el que el eminente egiptólogo Eric Hornung explica las horas del libro del Amduat junto con Theodor Abt, importante psicoanalista cuyos últimos trabajos versan sobre la relación entre el mundo que nos rodea y el inconsciente.




 En el pasado se creyó que Tutmosis III quiso borrar el recuerdo de Hatshepsut, eliminando sus imágenes y su nombre de los monumentos.




Templo funerario de la reina Hatshepsut en Deir el-Bahari, parcialmente excavado en la montaña tebana. Su sucesor Tutmosis III, escogió el mismo emplazamiento para construir su propio templo funerario, del que sólo se conservan vestigios.





Medinet Habu, pilares osiriacos, Ramses III


 Hacia 1490 a.C. Tutmosis III murió sin dejar descendencia masculina de su unión con su hermanastra, la esposa real Hatshepsut.


Madinet Habu


Acceso a la tumba de Tutmosis III


Tutmosis III



 Tutmosis III. En esta estatua de exquisito verde, hallada en el templo de karnak y conservada en el Museo de Luxor, el rey se muestra como un joven de rasgos delicados, cubierto con el tocado nemes y llevando la barba ceremonial, en el apogeo de su fuerza, capaz de llevar a Egipto a la cima de su poder.


Medinet Habu



Museo Arqueológico Nacional Madrid







No hay comentarios:

Publicar un comentario