lunes, 31 de diciembre de 2012

Fausto. Las afinidades electivas. Goethe (1749 - 1832)




Cierto día, temprano, cuando el empeño se adornó con impaciencia.
La musa siguió la corriente del río, 
hasta un rincón apartado y tranquilo.
Rápida y sonora fluía
la cambiante superficie distorsionada.
Hacia su figura encantadora que huía 
entonces la diosa abandonó la era.
Sin embargo, el arroyo la llamó burlándose;
¿No veras entonces la verdad de mi claro espejo?
Pero ella corría lejos, cerca del Oceáno;
En su figura el regocijo alababa
adornando delicadamente su guirnalda.
                   
                                                                    J. W. von Goethe



Goethe y Schiller


Johann Wolfgang Goethe (Frankfurt del Main, 1749-Weimar, 1832) es el canon de las letras alemanas y una de las máximas figuras de la cultura universal. Fue poeta, dramaturgo, novelista y filósofo, autor de una obra enciclopédica ( cuarenta volúmenes editados aún en vida del autor, y que sólo representaron parte de su trabajo).
 
 De familia burguesa, se licenció en derecho y en 1776 fue llamado a la corte de Weimar, donde ocupó diversos cargos de responsabilidad llegando a ser ministro. Figura máxima del romanticismo europeo y principal promotor del Sturm und Drang, evolucionó sin embargo hacia un clasicismo de extremada pureza. Su obra maestra Fausto, símbolo del ser humano y de su eterno afán por el conocimiento y el poder, una pieza clave de la literatura occidental.


Goethe y Schiller
Weimar

 
                                 
Las afinidades electivas es la obra más enigmática de Goethe. Quizá no sea tan admirable como el Fausto ni tan decisiva como Poesía y verdad ni tan influyente como el Werther, pero es la que deja en el lector un aroma indefinible de misterio y perplejidad.
 
Podría decirse que Eduardo y Carlota formaban una pareja ideal. Se habían gustado desde niños, ambos eran ricos, de elevada clase social y refinada educación, y cumplían los requisitos que la sociedad establece para el matrimonio perfecto, hasta el punto de que un mediador casamentero como Mittler, solucionador profesional del menor conflicto de familia, podía considerar una pérdida de tiempo pasar una tarde con ellos.



Autor: Johann Wolfgang Goethe
Título de la edición original: Die Wahlverwandtschaften

Traducción del alemán: José María Valverde
Prólogo: Rafael Argullol

Diseño: Winfried Bährle
Ilustración: Assemblee dans un parc de Antoine Watteua

Nº de Páginas: 341
Editado por Círculo de Lectores, S.A. 






La figura de Fausto, humanista alemán que vivió a finales del siglo XV y principios del XVI se convirtió en fuente de inspiración para numerosos artistas y literatos, entre los que destaca el drama de Goethe y la ópera de Gounod.

Sobre su obra, el mismo Goethe nos cuenta: "(...)La primera parte es casi completamente subjetiva; es la obra de un individuo preocupada, lleno de pasión, (...) pero en la segunda parte no hay apenas nada subjetivo; aparece en ella un mundo alto, más vasto, más claro, menos apasionado, y quien no haya vivido algo y no posea alguna experiencia no sabría que hacer con él."

Esta obra cumbre de la literatura universal nos narra la historia del doctor Fausto, quien en la primera parte realiza un pacto con Mefistófeles a cambio de la eterna juventud. En la segunda parte después de hallar lo mejor del hombre y haber alcanzado, Fausto muere al pronunciar las palabras claves del pacto, pero al final es redimido.



Frente al palacio

Mefistófeles. Siempre os quejáis más y más de la vida que tan pronto pasa y, sin embargo, al verse las cosas a la luz del gran día, se ve que su duración al fin os basta. Descansa en tu puesto, mientras consagran ellos su cama de respeto, y antes de que el alma se exhale y vaya en busca de otro cuerpo, yo anunciaré a las altas regiones que he ganado mi apuesta. Voy a gozar ahora en la gran fiesta que el Señor a dispuesto a su modo. No, no se trata ya de diferir ni de quedarse.
 
El Gran Vicario truena desde lo alto, y no puede ignorar que él y los suyos saben cazarme, como sé yo cazar a los ratones.





No hay comentarios:

Publicar un comentario