jueves, 27 de diciembre de 2012

Emily Dickinson (1830 - 1886)



                        
Vladimir Dimitrov. La niña de las manzanas

Museo Vladimir Dimitrov
                             
Pablo Picasso. La siesta, 1919
                   
Para cada estático instante
 tenemos que pagar con angustia
en aguda estremecida cuota
por el éxtasis.  
Por cada bien amada hora
penetrantes óbolos de años-
amargos debatidos centavos-
y cofres llenos de lágrimas.
                                                       Emily Dickinson

                                                                
Peder S. Kroyer. tarde en la playa de Skagen, 1899


Mi rio corre hacia ti
¡Mar azul! ¿Darás la bienvenida?
Mi rio espera respuesta-
mar se benigno-
te traeré arroyos
de rincones apartados
dime - mar - ¡me llevas!
                                                    Emily Dickinson

                                                    
Pablo Picasso. Rapto de las Sabinas, 1962-63


¡Tempestuosas noches - tempestuosas noches !
¡Si estuviera contigo
las tempestuosas noches serian
nuestro lujo!
Fútiles - los vientos -
para un corazón en un puerto -
dado con la brújula -
dado con el mapa -
remando en el Edén -
¡Ah! ¡El mar!
¡Ah! ¡Si pudiera morar - esta noche -
en ti.
                                       Emily Dickinson

                                            
Hugo Simberg. El ángel herido


¡Soy nadie! ¿Quien eres?
¿Eres - nadie - también?
¡Somos entonces un par!
No lo digas son capaces de descubrirnos - lo sabes.

¡Qué horrible - ser - alguien !
Qué impudicia - como una rana -
decir vuestro nombre - todo el santo día -
a un admirativo pantano.
                                                         Emily Dickinson

                                                                              
Edgar Degas. Pequeña danzarina de catorce años.


Esperar una hora - es mucho
si el amor está más allá -
esperar la eternidad - es poco -
si el amor nos recompensa al final.
                                                            Emily Dickinson

                                     
Nicolae Tonitza. La niña del forestal


Entre mi país - y los otros -
hay un mar
pero las flores - negocian entre nosotras -
como ministerios.
                                                          Emily Dickinson                                         

Jacek malczewski. Patria


Demasiado limitado es morir por ti,
un mero griego podría hacerlo .
El ser vivo es más costoso -
yo ofrezco aún eso -
morir, es, una bagatela, pasada,
pero vivir, incluye
un morir multiforme - sin
el alivio de estar muerto.
                                                 Emily Dickinson
                                

Jacek Malczewski. Autorretrato con jacintos


Algunos dicen
la palabra muere
al ser dicha
yo digo que empieza
a vivir
ese día.
                                       Emily Dickinson
                                                         

Janis Rozentals. Picnic, 1913



 


No hay comentarios:

Publicar un comentario