domingo, 2 de diciembre de 2012

Arte Británico de Holbein a Hockney.

 

 La Isla del Tesoro




Calle Goya, 32.

Fundación Juan March

C/. Castelló, 77. Madrid





Vista del Jardín

Quienes se interesan por el arte están familiarizados con figuras como Turner o Constable, Bacon o Hockney. Y, más recientemente la generación de los así llamados "young british artists", tan controvertidos como mediáticos e internacionales.
 
Es posible que muchos no alcancen a hacerse una idea de la extraordinaria dimensión y la vitalidad que conocieron las diversas manifestaciones artísticas en Gran Bretaña a partir de la iconoclastía introducida por la Reforma Protestante del siglo XVI y hasta el siglo XX, una vigorosa tradición visual raramente accesible en toda su potencia y amplitud.
 
La exposición -cuyo titulo hace hace eco al de un escritor tan británico como R.L. Stevenson- ha partido de una convicción muy sencilla: la isla no está explorada del todo y tiene un tesoro -el de su arte- que, como casi todos los tesoros, está aún medio oculto, por descubrir. Y aspira a ofrecer una panorámica de esa tradición, frecuentemente oculta, de más de cinco siglos.


Planta baja de acceso al Auditorio. Obra de Tony Craig

La isla del tesoro. Arte británico de Holbein a Hockney propone un recorrido por más de un centenar de obras que van desde la pintura civil de Hans Holbein hasta la obra de verdaderos iconos del arte de los sesenta a los ochenta del pasado siglo, articulando un relato del arte que pone de manifiesto una energía y una variedad sorprendentemente cosmopolitas.
 
La exposición presenta artistas británicos conocidos y menos conocidos, nativos e importados, organizándolos en siete secciones que dibujan una serie de aspectos del arte británico durante cada época.


Hans Holbein el joven. Sir thomas Wyatt, 1540

William Larkin. jane, Lady thornhagh, 1617

1. Destrucción y Reforma (1520 - 1620)
 
El ilustrado mecenazgo que dispensa el rey Enrique VIII al pintor alemán Hans Holbein coincide con la ruptura con Roma, que le permitirá divorciarse de su consorte española, Catalina de Aragón, y casarse con Ana Bolena.
 
Enrique es un importante benefactor de las artes y la enseñanza, así como compositor y poeta por mérito propio. Para trabajar junto Holbein llegan a Inglaterra otros destacados artistas europeos, entre ellos el florentino Pietro Torrigiano, contemporáneo de Miguel Ángel en la Academia Lorenzo de Medici y afamado escultor de tumbas y bustos. Hasta principios del siglo XVIII en el ámbito de las artes plásticas británicas predominarán los artistas extranjeros.

A la disolución de los monasterios llevada a cabo por Enrique VIII en las décadas de 1530 y 1540 sigue una destrucción aún mayor durante el reinado de su hijo, Eduardo VI.


Arthur Devis. Mr. and Mrs. Hill, 1750-51
Yale Center of British Art,
Paul Mellon Collection, New Haven


2. La Revolución y el Barroco (1620 - 1720) 
                                                                                
Bajo el reinado de Carlos I se produce un resurgimiento del mecenazgo regio, cuyo origen se hallaba en las actividades de coleccionistas aristócratas, como el conde de Arundel, durante el reinado del padre de Carlos, el rey Jacobo I. Este tipo de hombre es contemplado con gran desconfianza por las facciones puritanas y parlamentarias, que en 1642 harán la guerra contra el rey.

la figura clave es Anthony van Dyck, pintor nacido en Amberes que se afinca en Londres en 1632. Van Dyck lleva a Inglaterra un sofisticado estilo pictórico que muestra el impacto de la pintura de Tiziano. Los retratos de tonos plateados que realiza Van Dick del rey y la reina y de otras figuras destacas de la sociedad inglesa traen a la memoria un mundo brillante pero cerrado,que se aísla peligrosamente de amplios sectores de la sociedad, reunidos por la presencia de una reina católica y las considerables exigencias de los impuestos.


James Thornhill (San Pablo predicando en Atenas, 1610)

 George Stubbs. Los segadores, 1783
Upton House, The Bearsted Collection (The National Trust)


3. Sociedad y Sátira (1720 - 1800)
                                                  
Las famosas series de William Hogarth de la década de 1730 y 1740 lo han convertido en uno de los artistas británicos más importantes. Su serie La carrera de la prostítuta de 1732-33 estableció un modelo de arte narrativo que despertaba el entusiasmo del público por toda Europa. 


La carrera de la prostituta, 1732-33

Su objetivo relatar historias sobre tipos y problemas sociales contemporáneos, y, en cierto modo, desempeñar el papel de comentarista moral, a la manera de su amigo el novelista Henry Fielding.
 
Las ilustraciones realizadas por John Vanderbanl para una de las muchas traducciones del Quijote demuestran el nuevo gusto por una variada ilustración narrativa.
 

John Martin. "Al mando de Josué al Sol de Gabaón", 1816

4. Paisajes de la mente (1760 - 1850)

En sus inicios el desarrollo del arte paisajístico británico estaba muy influido por el gusto aristocrático por la obra clásica del pintor francés del siglo XVII Claude Lorrain. En la década de 1750 el artista galés Richard Wilson viaja a Italia para estudiar la región de la Campagna, cerca de Roma; a su regreso a Gran Bretaña, comienza a pintar lienzos al estilo de Lorrain.

A finales del siglo XVIII, adquieren popularidad nuevos estilos de paisaje. En 1757  Edmund Burke publica su ensayo Indagación filosófica, donde esboza una distinción entre "lo bello" y "lo sublime", atribuyendo a lo último una experiencia del poder de la naturaleza que sobrecoge al espectador.
 

George Stubbs

Dante Gabriel Rossetti
Proserpina, 1878. Colección privada
Cortesía de Christies


5. Realismo y Reacción (1850 - 1900)

La era victoriana presencia un enorme crecimiento de las instituciones artísticas en Gran Bretaña. Se inauguran la national Gallery, el Victoria and Albert Museum y la Tate Gallery, así como muchos museos importantes a las afueras de Londres, para que un público más amplio pueda familiarizarse con las bellas artes.Junto con las escuelas de arte y diseño que también se abren por todo el país, los nuevos museos y galerías asumen la misión de mejorar el gusto de la nación, y con ello, eso se esperaba, su moralidad y su productividad económica.
 
La Gran Expansión de 1851, celebrada en el Palacio de Cristal de Joseph Paxton en Hyde Park, vino a ser un enorme anuncio publicitario de los productos británicos; de hecho alertó a muchos de la fragilidad de gran parte del diseño británico, induciendo a la realización de esfuerzos adicionales para mejorar el gusto.

John Everest Millais. Mí primer sermón

John Everest Millais. Mi segundo sermón

6. Modernidad y Tradición (1900 - 1940)




Uno de los seguidores de Whistler es el pintor anglo-danés Walter Richard Sickert. A finales del siglo XIX pasaba largas temporadas en París; más tarde se  instala en Londres , donde se convierte en la figura principal de un grupo de artistas llamado Camden Town Group por el distrito de Londres en el que vive la mayoria de ellos. Pintan escenas cotidianas que reflejan la miseria que los rodea: los pobres, sus habitaciones en mal estado, sus vidas amorosas, los Music halls y los cafés.
 
Por su parte, los artistas del Grupo de Bloomsbury, como Duncan Grant, pintan su propio entorno de clase media y tratan de salvar las distancias que hay entre las bellas artes y el diseño de alfombras, mobiliario y otros objetos que desde 1913 fabrican los Talleres Omega.


Ben Nicholson. Pintura 1937.



Peter Blake

John Hoppner. Anne Isabella Milbanke


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario