miércoles, 14 de noviembre de 2012

Wislawa Szymborska (1923 - 2012) Paisaje con grano de arena.




"...No hay preguntas más apremiantes
que las preguntas ingenuas."




"El universo cabe en un grano de arena"




Wislawa Szymborska nació el 2 de julio de 1923 en Prowent-Bnin en el seno de una familia de clase media. En 1931 se traslada a Cracovia, en los años 1945-1948 Szymborska estudia filología polaca y sociología.
 
Debuta en 1945 en el periódico cracoviano Dziennik Polski con el poema "Szukam slowa" (Busco la palabra). Entre 1953 y1981 es miembro de la redacción del semanario Zycie Literackie (Vida literaria).
 
Ha publicado unos nueve volúmenes de poesía: Dlatego zyjemy (Por eso vivimos) 1952, Pytania zadawane sobie (Preguntándose a sí mismo) 1954, Wolanie do Yeti (Llamando al Yeti) 1957, Sól (Sal) 1962, Sto pociech (¡Qué monada!) 1967,Wszelki wypadek (Acaso) 1972, Wielka liczba (El gran número) 1976, Ludzie na moście (Hombres en el puente) 1986, Koniec i poczatek (Fin y principio) 1993.
 
En 1970 se publican sus Poemas escogidos, que siete años mas tarde tendrán una segunda edición. En 1996 la Academia Sueca el concede el premio Nobel de Literatura.


Wislawa Szymborska (1923-2012)


Nada Dos Veces

Nada sucede dos veces
y es lo que determina
que nazcamos sin destreza
y muramos sin rutina.

No por ser el más obtuso
en la escuela de lo humano
puedes repetir el curso
de invierno o de verano.

Ningún día se repite,
ni dos noches son iguales
ni dos besos parecidos,
ni dos citas similares.

Hace poco por tu nombre
alguien te llamó de cerca,
pensé que caía una rosa
desde tu ventana abierta.

Hoy tu mirada rehuyo,
clavo la mía en la hiedra.
¿Rosa?¿Qué es una rosa?
¿Es una flor?¿Una piedra?

¿Por qué el instante presente
vértigo y pena procura?
Hoy siempre será mañana:
es y será su hermosura.

Entre sonrisas y abrazos
verás que la paz se fragua,
aunque seamos distintos
cual son dos gotas de agua.




Encuentro inesperado

Somos sumamente corteses el uno con el otro,
decimos: qué agradable encontrarnos después de tantos años.

Nuestros tigre beben leche,
nuestros halcones van a pie.
Nuestros tiburones se ahogan en el agua.
nuestros lobos bostezan frente a jaulas abiertas.

Nuestras víboras se quedaron sin relámpagos,
los monos sin inspiración, y los pavos reales sin plumas.
Los murciélagos renunciaron a nuestros cabellos tiempo ha.

Sucumbimos al silencio sin acabar la frase,
sonreímos, sin recursos.
Nuestros humanos
no saben qué decirse.





Conversación con una piedra

Llamo a la puerta de una piedra.
-Soy yo, déjame entrar.
Quiero penetrar en tu interior,
echar un vistazo,
respirarte.

- Vete - dice la piedra -.
Estoy herméticamente cerrada.
incluso hecha añicos,
sería cerrados.
Incluso hecha polvo,
sería polvo cerrado.

Llamo a la puerta de una piedra.
- Soy yo, déjame entrar.
Vengo por mera curiosidad.
Sólo la vida permite satisfacerla.
Quisiera pasearme por tu palacio,
y luego visitar una hoja y una gota de agua.
No me queda mucho tiempo.
Mi mortalidad debería ablandarte.

- Soy de piedra - dice la piedra-.
Imposible perturbar mi seriedad.
vete,
no tengo músculos risorios.

Llamo a la puerta de una piedra.
- Soy yo, déjame entrar.
Me han dicho que encierras salas enormes y vacías,
nunca vistas y bellas en vano,
mudas, donde nunca han retumbado los pasos de nadie.
Confiésalo: ni tú misma lo sabias.

- Salas enormes y vacías - dice la piedra-.
Pero no hay espacio disponible.
Bellas, quizá, pero no para el gusto
de tus limitados sentidos.
Puedes verme, pero nunca catarme.
Mi superficie te da la cara,
pero mi interior te vuelve la espalda.

Llamo a la puerta de una piedra.
- Soy yo déjame entrar.
En ti no busco refugio para la eternidad.
No soy desdichado.
Ni carezco de techo.
Mi mundo merece el regreso.
Quiero entrar y salir con las manos vacías.
La prueba de haber estado en ti
se limitará a mis palabras
en las que nadie creerá.

- No entrarás - dice la piedra -.
Te falta el sentido de la participación .
Y no existe otro sentido que pueda sustituirlo.
Incluso la vista onnividente
te resultará inútil si eres incapaz de participar.
No entrarás; ese sentido, en ti, es sólo deseo,
mero intento, vaga fantasía.

Llamo a la puerta de una piedra.
- Soy yo déjame entrar.
No puedo esperar mil siglos
para estar entre tus paredes.
- Si no crees en mis palabras - dice la piedra -,
acude a la hoja, que te dirá lo mismo que yo,
o a la gota de agua, que te dirá lo mismo que la hoja.
Pregunta también a un cabello de tu cabeza.
Estoy a punto de reír a carcajadas,
de reír como mi naturaleza me impide reír.

Llamo a la puerta de una piedra.
- Soy yo, déjame entrar.

- No tengo puerta - dice la piedra.







Autora: Wislawa Szymborska
Título: Paisaje con grano de arena

Traducción: Jerzy Stawomirski y Ana María Moix
Prefacio: Jerzy Stawomirski

Presentación: Stanistaw Barańczak
Editado por Circulo de Lectores S.A.

Nº de Páginas: 216










No hay comentarios:

Publicar un comentario