sábado, 24 de noviembre de 2012

Obras Maestras Contemporáneas de Turquía.


Obras maestras contemporáneas de Turquía 
en la Colección del Banco Central de la República de Turquía


Ömer Uluc. Iconos populares: Bailarina de danza del vientre, 1991


La primera guerra mundial representó, para Europa, el final de una época. La proclamación de la República de Turquía, en 1923, abrió las puertas a la modernidad. En el clima de apertura y novedad provocado por las reformas políticas, la Academia de Bellas Artes (Sanayi-i Nefise Mekteb-i Âlisi) tomó la iniciativa de mandar a París a algunos de sus alumnos más aventajados.

En contacto con las vanguardias artísticas y literarias, los artistas turcos incorporaron nuevas ideas a su obra sin renunciar por ello a sus creencias y valores estéticos.

Tras la segunda guerra mundial esta conexión se hizo todavía más estrecha: la escuela de París de los años cuarenta y cincuenta y el expresionismo abstracto americano dejaron una huella perdurable en la sensibilidad de los artistas turcos.


Mustafa Ata. En busca de la verdad, 2005


Una de las constantes, a lo largo de más de un siglo, ha sido la fascinación por las formas abstractas. La exposición muestra una línea de continuidad desde las composiciones de Nejad Devrim y Mübin Orhon, de los años cincuenta, hasta las creaciones recientes de Mustafa Ata y Devrim Erbil, fechadas en los primeros años del siglo XXI.
 
Aunque la abstracción aparece tratada de manera muy diversa en la obra de cada uno de los diecisiete autores reunidos en la exposición, se puede observar un vínculo común: la necesidad de transformar el lienzo en un espacio abierto en el que el artista expresa sus dudas, sus deseos e inquietudes.

La fuerza gráfica y la potencia del color son constantes en estas obras que remiten a un legado común, aunque hayan sido realizadas en fechas y circunstancias muy distintas.

 
Nejad Devrim. Composición, 1955


Las obras seleccionadas forman parte de la colección de arte contemporáneo del Banco Central de la República de Turquía que desde su creación ha contribuido al desarrollo y promoción del arte turco, siguiendo la tradición de los grandes bancos del mundo de reunir colecciones de arte contemporáneo.
 
Para el público español, la exposición ofrece la oportunidad de descubrir algunas obras fundamentales de una tradición poco conocida, que reivindica su lugar en la historia europea y en la cultura del siglo XX.


Mustafa Ata

Erol Akyavas





No hay comentarios:

Publicar un comentario