martes, 27 de noviembre de 2012

Nubia los reinos del Nilo en Sudán.




I. Los nubios y su entorno

Nubia designa en esta exposición el territorio que se extiende entre Asuán (Egipto) y Jartum (Sudán). La región está atravesada por el Nilo, río que posee en este tramo seis cataratas que dificultan enormemente su navegación.
En la antigüedad Nubia fue un territorio independiente, designado como Wawat y Kush (la baja y la alta Nubia), donde surgieron una serie de culturas que se convirtieron en reinos en épocas tempranas.

Nubia actuó siempre como como cruce de caminos entre el Egipto faraónico y el África negra.
 El río Nilo fue la vía de penetración hacia el sur de donde procedían los productos africanos, las materias primas como maderas y resinas, los animales exóticos, sus pieles y plumas, el marfil y los hombres; pero, sobre todo, Nubia proporcionó oro cuya obtención fue uno de los principales objetivos de sus habitantes y de sus vecinos egipcios.





II. Nubia y sus relaciones con Egipto y Roma
 

En Nubia se desarrollaron una serie de culturas autóctonas que establecieron contactos con sus vecinos egipcios y, más tarde, con los romanos. Desde los inicios se produjeron fenómenos de interacción-integración entre estas sociedades, lo que dio lugar a sistemas globales que se vieron sometidos a cambios a lo largo de su dilatada historia.
 En ciertas épocas fueron los egipcios los que ocuparon Nubia, en otras fueron los soberanos de la dinastía Kushita los que se apoderaron del trono de Egipto.

Las luchas por el control del comercio entre el Mediterráneo y el corazón de África, así como de los productos y los bienes de prestigio, de los hombres y los territorios, fueron constantes, pero estos contactos supusieron también el mutuo reconocimiento de sus rasgos específicos y el descubrimiento de unas concepciones religiosas, funerarias y tecnológicas diferentes.


 Ushebti de Taharqa
Museo Británico, Londres


III. La realeza y la sociedad
 

Los primeros reinos del continente africano aparecieron muy pronto en Nubia.
A partir de los textos egipcios, podemos intuir que durante la cultura denominada Grupo C existía la figura de un príncipe o un gobernador. Sin embargo, el primer reino conocido es el que se estableció en la región situada entre la segunda y la cuarta catarata, cuya capital fue Kerma.
 
 Aquí han aparecido habitaciones reales y un palacio ceremonial con sala del trono y almacenes, aunque no se han encontrado todavía esculturas de sus soberanos.

A partir del reino de Kush y, sobre todo, durante la dinastía meroítica conocemos mejor los reyes y las reinas que gobernaron su territorio. En el siglo IV y V d.C. se documentan en Nubia dos reinos diferentes, uno en el norte, en Ballana y Qustul, y otro en el sur, en el-Hobagi.


Caja de vasos canopos, Tutankamon
Cairo Egyptian Museum
 

Con la cristianización de Nubia el territorio quedó dividido en los reinos de Nobatia, Makuria y Alodia (Alwa). durante más de ocho siglos vivieron en armonía con el Egipto islamizado.



IV. Tecnología
 

La industría lítica, la metalurgia, la cerámica y el vidrio.

La industria lítica sudanesa ha proporcionado, entre otros materiales, hachas pulimentadas que, por las huellas del uso, evidencian que sirvieron como utensilios funcionales o armas.

La metalurgia se desarrolló en Nubia desde épocas tempranas y los utensilios de cobre y bronce están atestiguados desde el Grupo C. La mena de cobre era extraida de las minas del desierto y su aleación con el estaño proporcionó objetos de bronce, muchos de ellos recuperados en kerma y en el territorio de Kush. El hierro está atestiguado en Meroe a partir de siglo I a.C.

La cerámica producida en Nubia presenta una ejecución de gran calidad, con formas y decoraciones de gran belleza. Los recipientes proceden generalmente de contextos funerarios, formando parte del ajuar que se depositó junto al difunto.

La fayenza fue la materia prima utilizada para la manufactura de un gran número de objetos. Del reino de Kerma y del período de Napata nos han llegado ejemplares de fayenza de típologia muy diversa.

Abu Simbel

Abu Simbel

Abu Simbel

Abu Simbel
V. La religión
 

Las creencias religiosas de los primeros habitantes de Nubia son poco conocidas, aunque algunas representaciones de carneros sugieren que el culto a Amón se podría haber iniciado en la cultura del Grupo C. durante el reino de Kerma, se confirma la creencia en el mas allá. A partir de la época de Napata, la adopción de algunas divinidades egipcias está bien documentada y Amón se coloca en la cima del panteón Kushita.

Junto a Amón aparecen los otros dos miembros de la tríada tebana: Mut y Jonsú. Además se veneró a Isis, Osiris, Anubis, Neftys, Hathor y Bes. Los meroíticos adoraron también a otras divinidades vinculadas al mundo africano.

La más célebre fue Apedemak, el león venerado como dios de la victoria, en estrecha unión con la vegetación y la fertilidad. Además, Sebiumeker, Arensnufis y Mandulis recibieron culto en los distintos santuarios, sobre todo en los del sur del país.

La introducción del cristianismo en Nubia fue un proceso lento y gradual hasta la época de Justiniano. Con la conquista del país por los árabes, buena parte de la población empezó a practicar la fe islámica.


 King Tharga (690-664 a.C.)
Faraón de la dinastía Nubia 25 a


VI. El mundo funerario
 

Gran parte de la información que nos ha llegado referente a algunas de las civilizaciones antiguas procede de sus necrópolis y, en muchas ocasiones, la interpretación de una determinada cultura se hace a través de sus prácticas funerarias. En las moradas de eternidad se depositó un buen número de objetos que nos hablan de unas creencias y ritos específicos para el más allá; pero también se han hallado objetos de la vida diaria relacionados con el quehacer cotidiano que permiten conocer e interpretar mejor la cultura, la religión, la economía y las creencias de esa sociedad.

Las culturas nubias no son una excepción, y la información que este ámbito nos proporciona han servido para interpretar y comprender la realidad de estos reinos que se asentaron en torno al río Nilo.




Estatuas Cusitas de Tabo

VII. La recuperación del patrimonio
 

Para investigar la historia de una determinada cultura es necesario acudir, no sólo a los textos escritos, sino también a los trabajos arqueológicos. la arqueología ha sido definida como la recuperación, descripción y estudio sistemático de la cultura material del pasado, convirtiéndose en una ciencia que en sí misma puede aportar una serie de informaciones imposibles de obtener por otros medios.
 
La arqueología nubia se desarrolló principalmente durante el siglo XX, cuando tuvieron lugar varias campañas de excavaciones internacionales;en la última, realizada entre 1960 y 1965 con motivo de la construcción de la presa de Asuán que iba a inundar con sus aguas una parte del patrimonio de Nubia, la participación de los españoles fue muy activa y los resultados se presentaron en una serie de publicaciones.

Parte de los hallazgos se conserva en el museo Arqueológico Nacional de Madrid. otros proyectos como las excavaciones patrocinadas por Duran Farell, han permitido que España custodie una parte del patrimonio de Nubia.


 




No hay comentarios:

Publicar un comentario