sábado, 10 de noviembre de 2012

Jean de la Fontaine. Marc Chagall


La gata metamorfoseada en mujer

Jean de la Fontaine / Fábulas / Marc Chagall


Exhortaciones morales, máximas para la supervivencia, instrumento pedagógico pero también tentativa de comunicación del ser humano con la naturaleza, las Fábulas escritas por Jean de La Fontaine a la sombra del Rey Sol recogen y trascienden una tradición que hunde sus raíces en la Antigüedad y beben de diversas vertientes literarias, orientales y occidentales, para entregarse a la poesía con mayúsculas.

"¡Encargar la ilustración de La Fontaine, un poeta tan esencialmente francés, a un ruso, y nada menos que Chagall? ¡Que sacrilegio!
L'Art vivant, 15 de diciembre de 1927

Presentadas por primera vez en París en 1930, las ilustraciones de Marc Chagall para las Fábulas provocaron virulentas reacciones, tintadas de abierto antisemitismo, por parte de algunos críticos de la época:"¡Cómo un judío eslavo osaba acercarse al alma latina?" - se llega a sugerir -. Mientras, otras voces descubrían un nuevo lenguaje, onírico y colorista, que recogía gran parte de los avances de las vanguardias y mostraba la necesidad de revitalización de la cultura francesa del período.

En la presente edición Libros del Zorro Rojo recupera cuarenta y tres gouaches firmados por Chagall para las Fábulas de La Fontaine, un conjunto que constituye un tramo vital del artista en el que se reafirma su genio a medida que crece su notoriedad, en el que se consolida su inserción social como migrante al tiempo que su arte se distingue y marca una época.
 

EL gato y los dos gorriones



La zorra y las uvas


Una zorra gascona, otros dicen normanda,
casi muerta de hambre, vio en lo alto de una parra
unas uvas maduras en apariencia
y cubiertas de una piel bermeja.
La tunante de buen grado se las hubiera zampado;
pero, como no podía alcanzarlas:
"- Están verdes - se dijo -, son buenas para patanes."

¿No fue mejor que lamentarse?



Título: Les fables de La Fontaine
Autor: Jean de La Fontaine
 
Ilustraciones. Marc Chagall
Traducción: Marta Pino Morenoo
 
Prólogo: Joséphine Matamoros / Sylvie Forestier
Corrección: José Ramón Díaz Gijón y Zulema Gónzalez Guerrero
 
Editorial: Zorro Rojo
Nº de Páginas: 102

El pájaro herido por una flecha

El cisne y el cocinero

El Sátiro y el caminante
 La rana que quiso ser tan grande como el buey
 El zorro y los pavos




Jean de la Fontaine
 
Château-Thierry, 1621 - París, 1695


El nombre de Jean de La Fontaine marca un tramo fundamental en la literatura francesa del Grand Siécle. Nacido en una familia acomodada proveniente del funcionariado de Luis XIII, tras un breve paso por un seminario parisino, entró en contacto con el mundo cortesano - al que accede tras licenciarse en derecho - y la poesía, que comienza a practicar en su pueblo natal, declamando oculto en la espesura del bosque.
 
Las tareas de gestión forestal heredadas de su padre en 1652 suponen una carga pero le permiten un contacto con un hábitat natural, escenario de sus Fábulas; "A menudo encontramos nuestro destino en los caminos que tomamos para evitarlo". Mantuvo una constante cercanía al poder: entre sus mecenas se contaron el influyente ministro Fouquet, así como varias de las nobles y favoritas de la corte de Luis XIV.
 
Activo en el clima intelectual parisino, formó parte del llamado Cuarteto de la Rue du Vieux Colombier, junto a Moliére, Racine y Boileau, en 1684 ingreso en la Académie francaise, donde tomó parte en las intrigas políticas y estéticas, que dieron lugar a la querella entre antiguos y modernos.
 
 Inclinado hacia los primeros, basó su carrera en una personal relectura de los clásicos, pero también recuperó tradiciones no europeas, como en las Fables choisies, mises en vers, dedicadas al delfín de Francia.
 
Legó así mismo lúcidas piezas de teatro y cuentos, entre ellos una colección de relatos licenciosos que le ocasionaron problemas con la censura. En 1693, obligado a renegar de su obra erótica prometió dedicarse a "obras piadosas".
 
Murió en 1695 el escritor al que Flaubert considerará el único de su época capaz de entender y dominar las texturas de la lengua francesa.


Marc Chagall
Vitebsk, 1887- Saint-Paul-de-Vence,1985


"Quizás es mi arte (...) el arte de un demente, mercurio centelleante, un alma azul que invade mis cuadros", dijo de sí mismo Marc Chagall, creador de un universo visual poblado de recuerdos infantiles, tradiciones folclóricas y literarias, historias bíblicas y anécdotas convertidas en escenas intemporales.
 
Nacido en una familia judía de Vitebsk (actual Bielorrusia), Chagall es uno de los artistas más relevantes del siglo XX. Tras un período formativo en San Petersburgo, su pintura adquiere en París los colores del fauvismo y las formas del cubismo. Después de la Revolución rusa pinta decorados para el teatro judío de Moscú y comienza el período clave del que nacen obras como La Promenadeo Au dessus de la ville, pero la emergencia de la abstracción impuesta por el nuevo régimen le lleva a buscar nuevos horizontes.
 
Al finalizar Mi vida, su autobiografía ilustrada, inicia un periplo que le llevará, en 1923, definitivamente a París, donde el influyente marchante Ambroise Vollard le encarga la ilustración e Almas muertas de Gogol y de las Fábulas de La Fontaine. André Breton dijo: "Con el, y solo con él, la metáfora emprende su regreso triunfal a la pintura moderna".
 
El nazismo lo incluye en la exposición Arte degenerado y en 1941 se refugia en Nueva York. De regreso a Francia en 1948, decora la Catedral de San Esteban de Metz y la Ópera de París.
 
Trabaja el fresco, la cerámica, la vidriera y el tapiz, e inicia el ciclo del Mensaje Biblíco, donado al Estado francés para el museo que lleva su nombre en Niza. Sin haber abandonado nunca el trabajo fallece a los noventa y siete años el 28 de marzo de 1985. Picasso había dicho de él: "Debe tener un ángel en algun lugar de su cabeza".







No hay comentarios:

Publicar un comentario