martes, 20 de noviembre de 2012

Artus Quellinus (1609 - 1668).


Rijksmuseum, Amsterdam


Artus Quellinus 1609 - 1668
Andries de Graeff, 1661
Mármol, alt. 75 cm.



Con el brazo en un faldón de la toga, como si fuera un cónsul romano, así mandó que le retrataran el alcalde de Amsterdam de cincuenta años, Andries de Graeff, un descendiente de una de las familias más poderosas y ricas de Amsterdam, fue alcalde durante muchos años.
 
El escultor Quellinus, natural de Flandes, hizo un busto con aires reales. No lo consiguió tanto gracias a la indumentaria de de Graeff -lleva ropa de su época y un gorro muy de casa- sino sobre todo gracias a la monumentalidad y al costoso material.

El mármol, la piedra en la que los grandes de aquel entonces mandaban esculpir su retrato, se consideraba muy apropiado para los ilustres de aquella sociedad de burgueses orgullosos de si mismos. Quellinus consiguió el efecto de una instantánea gracias a la mirada oblicua y a la boca entre abierta.
Como si de Graeff se hubiera quedado "petrifiado" mientras estaba hablando.

Como mucho diez familias formaban la capa alta de la burguesía de Amsterdam. Estos "regentes" tenían pretensiones a la nobleza: compraban castillos y tierras con títulos y los derechos correspondientes, mandaban que les hicieran árboles genealógicos impresionantes y casas de campo.

 Consiguieron aumentar su poder gracias a la celebración de matrimonios entre ellos. Así surgieron lazos estrechos entre las familias de de Graeff y Bicker. También Andries de Graeff se casó con una Bicker.



Los cuatro continentes rinden homenaje a Amsterdam
Artus Quellinus, 1650.



Este modelo en barro cocido, terracota,se hizo en el taller de Quellinus. Poco tiempo después se realizó en mármol con una anchura de veinte metros.
 
En el centro aparece la Virgen de Amsterdam con el sombrero alado de mercurio, dios del comercio, en la cabeza. Está sentada en un barco con la bola del mundo a los pies y los dioses de los ríos de Amsterdam, el Amstel y el Ij. Así, recibe a los continentes con sus reglas.

A la izquierda está Europa, una mujer con corona y una cornucopia, rodeada de toros y vacas. África, a su lado, está medio desnuda. La acompañan un elefante, un león, serpientes y dos chicos: uno con un papagayo, el otro con un camaleón. El colmillo de elefante, totalmente a la izquierda, recuerda el comercio de marfil.

A la derecha de la Virgen de Amsterdam está Asia. Tira de las riendas de un camello y sostiene un incensario en la mano. Los niños llevan productos asiáticos: especias, tulipanes y joyas. Por último, la mujer medio desnuda con el tocado de plumas es América. Su séquito lleva tabaco y caña de azúcar.



Koninklijk Paleis, salón central


Palacio Real de Amsterdam


Koninklijk Paleis (Antiguo Ayuntamiento)


Se contrató a los mejores artistas para la decoración del Ayuntamiento




Para las obras escultóricas se recurrió al flamenco Artus Quellinus, que junto con decenas de colaboradores, trabajó entre 1650 y 1664 en el edificio.
Durante todo ese tiempo el amberino vivió en Amsterdam.


Koninklijk Paleis




En ningún sitio se plasma de forma más acertada la gloria de Amsterdam en su calidad de centro del comercio mundial en el siglo XVII como en la fachada trasera del nuevo ayuntamiento.


Ámsterdam capital de los Países Bajos



La mágica ciudad de Ámsterdam combina sus extensos canales y numerosos
puentes con la original arquitectura de los siglos XVI y XVII.








No hay comentarios:

Publicar un comentario