martes, 9 de octubre de 2012

Diego Rivera (1886 - 1957)


Museo de América 
Diego Rivera.
 Colección del Estado de Veracruz 


Museo de América
Avda. Reyes Católicos, 6. (Junto al Faro de Moncloa)
 



  
 



Diego Rivera y Frida Kahlo.



Diego Rivera. Desnudo con girasoles


La exposición se organiza siguiendo un orden cronológico que nos permite hacer un recorrido por la vida de Diego Rivera desde sus primeros años de formación académica , su estancia en Europa y su participación en los movimientos de vanguardia, hasta su vuelta a México que supone el redescubrimiento de lo autóctono, y el desarrollo de una producción de madurez.
 
Artista político y polémico, comprometido con el socialismo y la cultura indígena.
 
En este recorrido por la producción de Rivera, se pueden apreciar los diferentes cambios estilisticos a través de cinco grandes temas: retratos, paisajes, bodegones, desnudos y cuadros costumbristas; dejando aparte los dibujos y bocetos, que constituyen por sí solos y cada uno de ellos un botón de muestra de las habilidades y el talento de Rivera como muralista quien, con apenas unos trazos, es capad de captar y transmitir un instante de la vida cotidiana.


Autorretrato de Diego Rivera.



Diego Rivera. Campesino cargando un guajalote


La muestra recoge la vertiente mas desconocida del artista, famoso por ser uno de los principales representantes del muralismo mexicano. A través de 36 obras de pequeño formato se ofrece una visión plural y atípica de su carrera:
La colección procede del estado de Veracruz, y tiene su origen en la estancia del pintor allí, cuando sólo tenia 21 años, el gobierno le otorgó entonces una beca para que estudiara en Europa y, en correspondencia, Rivera le entregó una serie de cuadros. Con el tiempo, este acervo fue incrementándose hasta un total de 36 obras de técnica diversa constituyendose en uno de los conjuntos mas significativos de la obra de caballete del artista y una muestra de su destreza a la hora de abordar una amplia variedad de materiales y de estilos.
 
Organizada por el Gobierno de Veracruz de Ignacio de la Llave y de la Casa de Veracruz en Madrid. Con la colaboración de la Embajada de México en España y del Museo de América.
 

Diego Rivera. Retrato de actriz

Retratos

Se extienden desde 1904 hasta 1948, y en ellos puede reconocerse, ademas de los rasgos del modelo, buena parte de su trayectoria existencial. La experiencia del pintor lleva lo físico hasta más allá de lo inmediatamente visible. Diego Rivera interroga el rostro de su personaje hasta el punto permitirse llegar hasta lo más hondo y retratarlo.
 

Diego Rivera. Festival de las flores

Paisajes

Aquí se distinguen dos importantes épocas en la trayectoria estilística de Rivera: Las primeras imágenes corresponden a la geografía mexicana y sus primeros años de formación académica; la segunda etapa está mas influenciada por las técnicas y corrientes de la vanguardia europea, y sin embargo, aún dentro de una composición cubista o de un ambiente ciudadano, el escenario siempre está envuelto en una presencia emocional que es la de la mirada misma del pintor.

Bodegones

Como en otros temas, Rivera en sus " naturalezas muertas " conserva la línea académica inicial y va incorporando otros recursos pictóricos, especialmente los de los movimientos artísticos cosmopolitas de principios del siglo XX. El entonces novel pintor mexicano, por aquellos años residente en Montparnasse, emplea elementos tomados de la realidad, tales como arena, periódicos, papel pintado y otras referencias que inventan, más que descubrir, nuevos universos de percepciones visuales.
 
Desnudos

La colección nos muestra dos ejemplos de diferentes épocas: En el primero se advierten claramente las influencias del impresionismo. El segundo, elaborado ya en su madurez artística, es probablemente una de las composiciones más brillantes de toda la exposición. Sin perder un ápice su valor erótico, desprende un aliento simbólico, propio de las representaciones de este tipo en la antigüedad, y refleja a su vez una escena de la vida cotidiana.
 
Campesinos

Para Diego Rivera, uno de los principales forjadores del nacionalismo cultural, fue imprescindible registrar todas las actividades del pueblo mexicano, incorporarándolo  a su vocabulario plástico. Los temas de campesinos son el eje central de esta parte de su obra.



Obreros

En los años cincuenta, después de un viaje a Moscu, vuelve al tema costumbrista en un entorno absolutamente diferente: el de la Europa del Este. Aquí además de exaltar a los trabajadores del régimen comunista, refleja un dramatismo propio de su preocupación vital y social por los personajes.


Dibujos y bocetos

La inmediatez de los trazos, la maestría y el talento del muralista tienen aquí su principal exponente. Son dibujos donde el artista confirma su habilidad en la representación de una imagen trazada a base de líneas y sombras. La colección de dibujos y bocetos de Rivera muestra el primer paso de la ejecución artística, el cómo se enfrenta ante el papel en blanco y ante el proyecto creativo en general.


Diego Rivera

En vida, Diego Rivera fue descrito como una persona compulsiva, polémica y obsesiva hasta el mas mínimo detalle. Otros harían hincapié en su pasión creativa y su laboriosidad, que le llevarían a deslumbrantes hallazgos, tanto artísticos y estéticos como vitales. En cualquier caso, este paseo por su obra, que es también su vida, nos permite acercarnos a su particular visión de la naturaleza humana, siempre misteriosa para el artista, que trató incansablemente de descifrar y registrar sus secretos.















Otras obras de Diego Rivera











No hay comentarios:

Publicar un comentario