domingo, 16 de septiembre de 2012

Eduardo Arroyo, El Cordero Místico.


Museo Nacional del Prado
 



 En 2008, el pintor Eduardo Arroyo (Madrid,1937) acometió el proyecto de crear una visión personal en blanco y negro del Políptico del Cordero Místico (1.432) de los hermanos Hubert y Jan van Eyck. Para ello dibujó a lápiz sobre papel vegetal, al mismo tamaño del original, las veinte tablas que componen el retablo.

 Arroyo reflexiona sobre el sentido contemporáneo de la obra y elabora una reinterpretación en la que prescinde, según sus propias palabras, "de la imitación, de la copia, de la espiritualidad recargada que cae en lo grotesco, de la caricatura o de la crítica".
 Parte de este proceso de revisión está presente en la muestra a través de los materiales de trabajo empleados por Arroyo: desde las fotografías que le sirvieron de punto de partida, hasta los bocetos y dibujos en color en los que analizó la iconografía de cada panel.

 Eduardo Arroyo Cordero Místico 2008-09.
 
 La exposición incluye también una tabla de la escuela de Jan van Eyck conservada en el Museo del Prado, La Fuente de la Gracia, que inspirada asimismo en el políptico de Gante, ofrece un contrapunto de la época al modo de recrear una obra maestra.




Eduardo Arroyo




(...) Al hijo mayor, de Unamuno, le deja el gemir. Su sentido de soledad y de imprecación. El autodiálogo. Pero, sobre todo, el llorar profético, por Dios y por todos.

(...) Al vasco Baroja le lega la acritud. El estilo seco, sencillo y tajante. Le lega su fibra humana y compatible. Su fantasía de novelador. Su amor por el paisaje de España, su ansia de viaje, errabunda. Su sed de cultura. Su anticlericalismo. Su zumba. Sus desesperanzas de amor. El vasco Baroja fue el hijo larresco mejor dotado de todos los hijos del 98. (pág. 15)



En Cádiz fue donde Julio César aprendió a ser emperador. Donde Roma fue soñada.

***

Huelva es la cruz de Cristo saliendo un 3 de agosto para llegar donde los puertos de la antigua Roma no llegaron nunca. (Andalucía. pág.46)

***

 A la gente de meseta arriba que nos gustan las cosas claras, las líneas rectas y el cielo fúlgido como el diamante, nunca terminamos de resolver en qué reside la incógnita gallega. (Galicia. Tierra y mar. pág. 57)


 

 
Autor: Ernesto Giménez Caballero 
 Título: Junto a la tumba de Larra
Biblioteca Basica Salvat nº 99


No hay comentarios:

Publicar un comentario